91 002 7123 info@tawytours.com L-V 9:30 a 14:00h y de 15:30 a 19:00h

Iniciar sesión

Registrarte

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Telefono*
País*
* Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad.

Ya eres miembro?

Iniciar sesión
91 002 7123 info@tawytours.com L-V 9:30 a 14:00h y de 15:30 a 19:00h

Iniciar sesión

Registrarte

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Telefono*
País*
* Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad.

Ya eres miembro?

Iniciar sesión

Apostada sobre su rincón favorito del hotel de la vieja catarata el contacto visual con el Nilo era constante. Imaginamos que sería difícil escribir una línea de su obra egipcia sin la inspiración visual del gran río africano. En la época en la que Agatha Christie se hospedó en la habitación número 121 del Old Cataract, a buen seguro que uno de sus pasatiempos favoritos consistiría en navegar el río del misterio, “su” río, encontrando así inspiración por tierra y agua.

 

Falucas en el río Nilo. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Imaginamos también que lo haría fuera de las horas de mayor calor, aprovechando los momentos del día en los que el viento corre sobre la lámina de agua. Salvo algún barco a vapor (o propulsado por motor de explosión de reciente invención en esa época, a comienzos del s. XX), las principales naves que surcaban el Nilo lo hacían a vela. Eran las embarcaciones tradicionales que lo venían haciendo ya desde muchos siglos antes y que reciben el nombre de falúas o falucas. Son pequeñas embarcaciones de una o dos velas casi triangulares y uno o dos mástiles. Su nombre proviene del árabe faluka que significa precisamente eso: pequeño barco y están especialmente diseñadas para la navegación en río o cerca de la costa.

Poco ha cambiado la navegación en falúa desde entonces y hoy es posible vivir la experiencia, como hiciera la escritora inglesa, de navegar en faluca el río de su novela. Es una actividad habitual y muy recomendable por cierto en cualquier viaje a Egipto. La duración habitual es de 1 hora y Asuán (Aswan) es el marco idóneo además por el entorno que envuelve al río, con vistas privilegiadas desde la borda de la Isla Elefantina, los Jardines Botánicos, la colina de piedra y arena donde se ubica el Mausoleo de Agra Khan (líder de los ismaelitas contemporáneo de la escritora aunque su mausoleo no se levantó hasta su muerte en 1957), etc.

¿Cómo es actualmente una navegación alrededor del hotel Old Cataract al igual que haría la mismísima Agatha Christie? Pues compruébalo en un minuto a través de este video.

 

Hacer un comentario