91 002 7123 info@tawytours.com L-V 9:30 a 14:00h y de 15:30 a 19:00h

Iniciar sesión

Registrarte

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Telefono*
País*
* Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad.

Ya eres miembro?

Iniciar sesión
91 002 7123 info@tawytours.com L-V 9:30 a 14:00h y de 15:30 a 19:00h

Iniciar sesión

Registrarte

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellido*
Email*
Telefono*
País*
* Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad.

Ya eres miembro?

Iniciar sesión

EL SECRETO DE UNA GRAN CIVILIZACIÓN: EL CLIMA

Hoy en día, durante un viaje a Egipto llama la atención el paisaje árido y desértico del país; solo el río Nilo y sus orillas ponen la nota de verdor al paisaje. Algo a lo que probablemente no se le da más importancia. Pero es fácil comprender que este gran río es el artífice de una civilización que dominó el mundo durante 3.000 años.

Fue gracias a una época de clima propicio cuando los gobernantes del Antiguo Egipto pudieron gestar una civilización gracias a alto tan básico y necesario como el agua y el alimento. Solo así es posible alimentar a un pueblo, a un ejército, etc. y prosperar. El río Nilo fue la cuna de esta gran civilización.

Adoraban al Sol y la vida proliferaba al amparo de la fertilidad del Nilo. El alimento abundaba y el verdor dominaba el paisaje. Las crecidas del Nilo marcaban el ritmo de la agricultura egipcia, base sobre la que se sustentaba la fortaleza del futuro imperio. Nilómetros como los de la isla Elefantina (Asuán) –donde se conservan también los restos del templo de Khnum, el dios responsable de las crecidas del Nilo-, Kom Ombo, isla de Roda (El Cairo), etc. permitían medir el nivel de agua y predecir cómo iban a ser las cosechas.

En mayo, las lluvias de la región de los Grandes Lagos africanos y las Tierras Altas de Etiopía propiciaban que entre junio y septiembre, el Nilo sufriera importantes crecidas en su parte egipcia. Al descender de nuevo el nivel, con un mínimo en noviembre, el agua se retiraba dejando una capa de lodo que se traducía en tierras muy fértiles para el desarrollo de cultivos. La inundación era una de las tres estaciones en que los egipcios dividían el año.

Con la población y el ejército bien alimentado, su inteligencia como civilización hizo el resto…

Ven a conocerla con nosotros. Viajes a Egipto con Tawy Tours.

Hacer un comentario