91 002 7123 Contacto L-V 9:30 a 14:00h y de 15:30 a 19:00h

Iniciar sesión

Registrarte

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellido*
Fecha Nacimiento*
Email*
Telefono*
País*
* Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Ya eres miembro?

Iniciar sesión
91 002 7123 Contacto L-V 9:30 a 14:00h y de 15:30 a 19:00h

Iniciar sesión

Registrarte

Después de crear una cuenta, podrá hacer un seguimiento de su estado de pago, rastrear la confirmación y también puede calificar la visita después de que finalizó la visita.
Usuario*
Contraseña*
Confirmar contraseña*
Nombre*
Apellido*
Fecha Nacimiento*
Email*
Telefono*
País*
* Crear una cuenta significa que está de acuerdo con nuestros Términos de servicio y Declaración de privacidad.
Please agree to all the terms and conditions before proceeding to the next step

Ya eres miembro?

Iniciar sesión

Si algo caracteriza a Egipto son sus faraones y sus dioses. El faraón o rey era un ser casi divino, especialmente durante las primeras dinastías (hasta la V) cuando eran identificados con el dios Horus. En las siguientes fueron también “hijos de Ra”, el Dios del Sol.

 

El faraón era para su pueblo el escalón más próximo a la deidad y cuando moría y se fusionaba con el dios Osiris, adquiría la inmortalidad. La importancia de los dioses en el Antiguo Egipto era máxima así que desde el blog de Tawy Tours queremos acercaros un poco más a los más importantes.

 

Las principales deidades egipcias fueron Amón, Ra, Isis, Osiris, Horus, Maat, Ptah, Hator y Thot y un mismo dios podría aparecer representado en pinturas y jeroglíficos de diferentes formas.

 

Como en las primeras dinastías, queremos comenzar con Horus, “el elevado”, el Dios celeste. Se le consideraba el iniciador de la civilización egipcia y se representa por un halcón o un hombre con cabeza de halcón con la corona doble, una llave de la vida en una mano y un cetro uas en la otra.

Horus con la doble corona en la entrada de la 1ª Sala Hipóstila. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Será uno de los dioses que más verás representado durante tu viaje a Egipto, presente en multitud de lugares, pero hay un sitio especialmente identificado con Horus: Edfu, su templo.

 

¿Qué decir de su templo? El templo de Edfu es una auténtica maravilla. Responde a la estructura típica de un templo egipcio, con sus diferentes partes bien definidas, y se trata, además, del templo mejor conservado y uno de los más grandes de todo el país. Los guías no dudan en mostrarlo como el templo egipcio por excelencia. Desde los grandes y luminosos patios y dependencias hasta las pequeñas salas interiores y oscuras del santuario. Y es que gracias a que permaneció enterrado en la arena del desierto y el lodo del Nilo durante muchos siglos, ha llegado a nuestros días en un fantástico estado de conservación. El arqueólogo Mariette fue quien comenzó a desenterrarlo en 1860.

 

Data del periodo helenístico (237 y 57 a. C) y está erigido al dios Horus. Sus paredes son una fuente de información constante durante la visita acerca del lenguaje, la religión y la mitología del Antiguo Egipto. El templo se empezó a construir en el 237 a. C, sobre otro mucho más antiguo construido probablemente por Imhotep, el arquitecto del faraón Zoser (III dinastía del Imperio Antiguo). 180 años se tardó en construir este templo ptolemaico en honor a Horus.

 

El Templo de Horus, en Edfu, es el mejor conservado de Egipto. Foto: A. Polvoirnos / Tawy Tours.

Cuenta con recinto amurallado, pilono, patio, la primera sala hipóstila, la segunda sala hipóstila, dos vestíbulos, el santuario y diferentes cámaras. ¡Un templo de manual!

 

En este espectacular templo, que está orientado al sur y mide 137 metros de largo por 79 m. de ancho y 36 m. de altura., encontramos a Horus en diferentes partes: como las dos esculturas de granito negro de Horus, en el lado exterior del Pilono; pero si algo es realmente cautivador en el templo de Edfu es la estatua de Horus con la doble corona situada en la entrada de la primera sala hipóstila y el naos del santuario, un naos granítico de Nectanebo II, de 4 metros de altura, que se conserva en la sala de la barca sagrada.

 

Si Horus se manifestara… estaría muy orgulloso de su templo. ¡Sin duda!

 

Hacer un comentario