La esclusa de Esna

Déjate sorprender… La esclusa de Esna

 

Esna (Isna) es una ciudad situada en la ribera izquierda del Nilo, a unos 55 kilómetros al sur de Luxor. En la ciudad se levanta el pequeño Templo de Jnum (XVIII dinastía; siglo XV a.C.), pero no suele visitarse. El motivo por el que los barcos se detienen en Esna es otro. Aquí el curso del río presenta un desnivel de unos 10 metros de altura y fue necesaria la construcción de una esclusa que permitiera a los barcos salvar el desnivel y continuar la navegación. La Esclusa de Esna es paso obligado pues, para todos los cruceros del Nilo sea cual sea el sentido de la navegación.

Barco pasando la esclusa. A. Polvorinos / Tawy Tours

Es un momento delicado por la acumulación de barcos que quieren pasar la esclusa y que no tienen más remedio que esperar su turno para pasar de uno en uno. Las colas en ocasiones suelen durar varias horas. El paso de la esclusa se realiza de día y de noche, así que el visitante podrá disfrutarlo en el momento en que, por riguroso orden de llegada, le haya sido asignado al barco. No es preciso desembarcar para pasar la esclusa. Desde la cubierta se obtienen buenas fotografías de esta obra de ingeniería fluvial.

Paso nocturno de la esclusa. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Las horas de espera en Esna se cubren descansando, tomando el sol, leyendo o mejor aún, observando la intensa actividad que la población local desarrolla en torno a los barcos. Cientos de comerciantes no cesan en la oportunidad de vender casi cualquier cosa a los turistas. Se acercan al muelle caminando o bien por el río navegando en pequeñas barcas a remo cargadas de productos variopintos. El juego comercial que se desarrolla, a gritos, entre los pasajeros desde la cubierta y los vendedores muchos metros más abajo es más que simpático. Curiosa es también la forma de intercambiarse dinero y productos, que han de lanzarse con cierto arte y puntería clientes y vendedores respectivamente. Un momento que, por original, se convierte en toda una experiencia que puedes vivir a bordo de nuestros cruceros por el río Nilo.

Comerciantes haciendo su trabajo con los cruceros. Un momento simpático y curioso. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Hatshepsut, la reina con barba

Déjate sorprender…

Hatshepsut (quinta reina de la XVIII dinastía) fue hija de Tutmosis I y tuvo varios hermanos varones y hermanastros. Sus hermanos de sangre murieron y sólo existía un varón reconocido, Tutmosis II, aunque era hijo de una esposa secundaria de su padre. Hatshepsut se sentía reina y su padre incluso la nombró “heredera”, pero sólo su hermano Tutmosis II podía ser el próximo faraón. Hatshepsut se convirtió en Gran Esposa Real de su hermanastro.

 

Tutmosis II murió joven y reinó muy poco como faraón. En la línea sucesoria de nuevo faltaba una niña al ser varones los dos únicos hijos de Tutmosis II. La nobleza aceptó que el sucesor fuera Tutmosis III, uno de estos varones. La reina viuda Hatshepsut se negaba a dejar escapar el trono por segunda vez y durante los primeros años del reinado de Tutmosis III, diseñó un golpe de estado. Se rodeó de sacerdotes de gran influencia, incluido Hapunseneb, sumo sacerdote de Amón. Hatshepsut dijo ser hija primogénita de Amón y, con el beneplácito de los sacerdotes y en especial Hapunseneb, se autoproclamó faraón. Tutmosis III no tuvo más remedio que aceptar la superioridad de su tía y madrastra. A partir de ese momento Hatshepsut aceptó los atributos masculinos como faraón y se hizo representar en esculturas y pinturas con barba, como los faraones.

Esculturas de la reina faraón en su templo. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Fue la tercera mujer faraón de la historia egipcia y la primera en esculpirse una esfinge, con cuerpo de león y cabeza humana con barba.

Tras 15-16 años de reinado, en los que se había ganado al pueblo, sus principales aliados en los que se apoyó para sustentar el golpe de estado murieron y la reina faraón quedó sola. Decidió entonces retirarse parcialmente de su cargo y Tutmosis III recuperó el gobierno de Egipto.

Acércate de la mano de nuestros expertos guías egipcios a conocer la apasionante vida de Hatshepsut y su fastuoso templo.

Las Coronas del Antiguo Egipto

Durante tu viaje a Egipto a buen seguro te llamará la atención la calidad y  el grado de detalle en grabados, bajorrelieves, altorrelieves… Los jeroglíficos y las pinturas atraen la mirada del visitante como un verdadero imán. Y una de las representaciones más habituales son los diferentes tipos de corona con los que el faraón / dios aparece representado. Queremos contaros en este post algunas cosas sobre las coronas y cuando estéis en Egipto, nuestros guías os mostrarán dónde ver las mejores representaciones y ampliarán la información necesaria para comprender la historia que se representa.

 

La corona es uno de los símbolos más distintivos de los faraones y dioses del Antiguo Egipto. Existen cuatro tipos de coronas, que aparecen representadas en grabados, esculturas y pinturas. Algunas de ellas se observan muy bien en el templo de Edfu (al que pertenece esta imagen), si bien son una constante en los diferentes monumentos:

 

Corona Blanca: es una corona oblonga de color blanco que simboliza el Alto Egipto (sur).

Corona Roja: se trata de una corona de color rojo con una protuberancia rizada. Simboliza el Bajo Egipto (norte).

Corona Doble: aparece como la corona blanca dentro de la roja y representa al Bajo y Alto Egipto, símbolo del país unificado.

Corona Atef: es una forma compleja de la corona blanca a la que se añaden además dos plumas de avestruz, en ocasiones con dos cuernos en la base y un disco solar.

 

La corona blanca, roja y doble se empleaba para representar a faraones, mientras que la corona atef se colocaba en la cabeza de los dioses.

 

Bueno ahora que ya conoces algo más sobre las coronas egipcias, mirarás las pinturas y grabados de otra  forma en tu viaje a Egipto

El Obelisco Inacabado de Asuán

Te sorprenderá… El Obelisco Inacabado de Asuán.

alt="obelisco inacabado"
Obelisco Inacabado. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Asuán (Aswan) es la ciudad más importante del sur de Egipto. Está situada a 300 kilómetros de la frontera con Sudán del Norte (antigua Nubia) y desde aquí se organizan las excursiones al templo de Abu Simbel y los cruceros por el Lago Nasser, el inmenso mar interior nubio que se extiende entre Egipto y Sudán del Norte. También excursiones más cercanas, en las inmediaciones de la ciudad, como la excursión a la isla Elefantina y los poblados nubios, la Cantera de granito rojo, la Gran Presa de Asuán y el templo de Philae. Pero Asuán es conocida sobre todo  por ser el inicio (o final) de los cruceros turísticos que recorren el Nilo entre esta urbe y Luxor.

Pero en esta ocasión queremos recomendaros la contemplación de una obra impresionante, lamentablemente malograda, pero imponente en cualquier caso: el Obelisco inacabado y para ver a este gigante yaciente hay que acercarse hasta la Cantera de granito rojo. Nosotros te llevamos.

De la Cantera de granito rojo de Asúan salieron los materiales para las grandes esculturas, colosos (Memnón, etc.), naos monolíticos (Edfu, etc.) y obeliscos del Antiguo Egipto. Eran transportados río abajo a los diferentes templos del imperio faraónico. En la cantera se conserva el famoso Obelisco Inacabado, un obelisco que no llegó a ser extraído al presentar una grieta. De haberse concluido, se trataría del mayor obelisco construido. Mide 42 metros de largo y está en el suelo, unido todavía a la roca madre de granito.

A la cantera se llega desde el sur de la ciudad por la carretera que deja atrás el cementerio fatimí y conduce a las presas de Asuán. A 5 kilómetros al sur de la ciudad se encuentra la Presa Vieja (42 m de altura y casi 2 kilómetros de largo). Empezó a construirse en 1898 y tuvo posteriores ampliaciones para aumentar su capacidad.

Delante de la presa se encontraba la Primera de las seis Cataratas del Nilo, originalmente era una sucesión de rápidos y aguas turbulentas. La presa modificó definitivamente su aspecto.

El Barrio Copto de El Cairo

Déjate sorprender por… el Barrio Copto

alt="Barrio Copto"
Barrio Copto. Foto: A. Polvorinos/Tawy Tours

Una visita al Barrio Copto de la ciudad tiene un doble interés: por una parte la toma de contacto con el mundo cristiano copto de Egipto y, por otra, visitar la Ciudad Vieja donde se originó la actual ciudad de El Cairo.

 

La entrada al “monasterio cristiano”, donde se encuentra el barrio, se realiza cruzando la muralla que muy probablemente era la que pertenecía a la fortaleza romana Babilonia, fundada en 116 a.C. Llama la atención el grosor de las puertas de madera que cierran la muralla. La entrada principal debía estar en la fachada que da al río, entre las dos torres circulares romanas. Estas gruesas torres circulares corresponden a la época de Trajano y Adriano.

alt="Barrio Copto"
Barrio Copto. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Una vez dentro del Barrio Copto, una serie de agradables y estrechas calles conducen a una serie de templos religiosos:

 

La iglesia de San Pedro (s. IV) dedicada a los soldados mártires Sergio y Daco, es de arquitectura basilical y cuenta con interesantes trabajos de ebanistería e incrustaciones. Se cree que fue aquí donde se refugió la Sagrada Familia en su huída a Egipto.

 

La iglesia de Santa Bárbara (s. IV) es una basílica de tres naves en la que destacan sus tres iconostasios de madera con incrustaciones de marfil.

 

La iglesia de Santa María (s. IV) conocida también como iglesia “Colgante o Suspendida” por encontrarse entre dos torres de la puerta suroeste de la muralla romana. Se trata del templo cristiano más antiguo de la ciudad. Tiene tres naves y conserva un bello púlpito de mármol. Sirvió de sede al patriarcado copto entre los siglos XI y XIV.

Otros edificios religiosos del barrio Copto son el Convento copto-ortodoxo de San Jorge, la iglesia de la Virgen (s. IX) y la iglesia de San Jorge (s. VII).

alt="Barrio Copto"
Barrio Copto. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

El barrio cuenta además con la primera sinagoga de la ciudad, con una iglesia griega con doble campanario ubicada en la torre circular norte, un cementerio ortodoxo, un cementerio católico y con un Museo Copto de sumo interés.

 

La sinagoga Ben-Ezra es la más antigua de Egipto (s. VII) y se encuentra dentro de la antigua iglesia de San Miguel, último templo en el que se practicó el culto melquita.

alt="Barrio Copto"
Barrio Copto. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

El Museo Copto cuenta con más de un siglo de existencia y alberga interesante documentación sobre los primeros tiempos del cristianismo en el Valle del Nilo. En sus 30 salas muestra una completísima colección de antigüedades coptas.

 

¿Un Consejo?

Algo inolvidable es asistir a una misa copta en la iglesia Colgante (viernes 8-11 h. y domingo 9-11 h.). Un auténtico viaje al pasado.

Ponte en contacto con Tawy Tours para vivir esta experiencia egipcia. Hay muchos programas para que elijas cuál se adapta a tus necesidades

El Templo de Philae, belleza rocosa sobre el lago Nasser

Déjate sorprender… por el Templo de Philae

Templo de Philae. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours.

La construcción de la Gran Presa de Asuán (Aswan) en la segunda mitad del siglo XX, afectó irremediablemente al nivel del curso de Nilo, tanto hacia arriba como hacia abajo de la edificación. La balsa de agua represada hizo subir y bajar el nivel de agua de la presa vieja de forma significativa hasta el punto de sumergir islas enteras, y las que no desaparecieron totalmente, vieron cómo el nivel del Nilo subía muchos metros y desaparecía buena parte de su superficie. Una de estas islas es la isla de Philae (Filé), donde el agua llegaba a subir tanto que sumergía buena parte del espectacular templo de Philae (dedicado a Isis). Philae fue el único templo capaz de resistir hasta el final la conquista de Egipto bajo dominación romana pero en cambio no sobrevivió ante la construcción de la presa. Había que buscar una solución.

Primer Pilono, que da acceso al Templo de Isis. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Un comité de expertos del gobierno egipcio valoró los diferentes proyectos y optó por acometer el desmontaje del templo y trasladarlo a la vecina isla de Agilkia, unos 500 metros al noroeste de Philae. Para ello previamente se había adecuado el terreno de Agilkia, perfilando una topografía similar a la original de Philae. El macroproyecto fue realizado con la ayuda de la UNESCO y el templo fue trasladado piedra a piedra a su emplazamiento actual.

 

La visita al templo de Philae lleva implícita la siempre agradable navegación. Cientos de pequeñas barcas techadas aguardan a los visitantes cerca del extremo derecho de la presa. Durante el corto trayecto a la isla, suele ser habitual “compartir” viaje con algún vendedor que aprovecha para exponer la mercancía y convencer a los clientes. También con la observación de diferentes especies de aves, fundamentalmente garzas, que habitan las orillas rocosas del lago Nasser.

Al templo solo se puede llegar en barca. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours.

El comienzo de la visita se realiza por el templo de Nectanebo I, similar a la terraza del templo de Dandara. Al girar a la derecha se abre a la vista un magnífico recinto con dos pórticos con columnas a ambos lados. Son los pórticos este y oeste, y llevan hasta el primer pilono (pilón de Nectanebo I) del templo de Isis, el templo principal de Philae.

En el pórtico oeste se pueden ver las firmas de emperadores romanos como Augusto (constructor del pórtico), Tiberio, Calígula, Claudio y Nerón.

 

El primer pilono mide 18 metros de altura y 45,5 metros de largo. Tiene representaciones de Isis, Hator y Horus. Se accede a su izquierda al mammisi y un nilómetro. En el edificio del mammisi existen representaciones de Isis y su hijo Hator. En la pared este se puede ver un texto en jeroglífico y demótico que reproduce el decreto bilingüe que aparece en la Piedra de Rosetta, la piedra encontrada en esta localidad del delta del Nilo que permitió comprender el lenguaje jeroglífico.

Columnas del patio principal. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

El segundo pilono mide 22 metros de alto y 32 metros de longitud, y da acceso a la sala hipóstila. Lo curioso es que el pilono, la sala hipóstila y el santuario del templo no son continuación en línea recta del patio de Nectanebo sino que están angulados.

La sala hipóstila (pronaos) tiene diez columnas y fue empleada como capilla en época cristiana, si bien se salvó de la destrucción a la que fueron sometidas las imágenes paganas tras el edicto de Teodosio hasta que fue clausurado por Justiniano en el año 535. Fue el último reducto de la religión egipcia.

 

El santuario o naos tiene una docena de pequeñas salas y una cripta. La ornamentación de las paredes está dedicada a ofrendas. El santuario tiene un naos de granito.

Detalle capitel del Pabellón de Trajano. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours.

En el exterior del templo de Isis existen otros templos y construcciones de interés. Destaca especialmente el templo de Hator, construido por Ptolomeo VI, y el pabellón de Trajano, un lugar de descanso con embarcadero y un bello pórtico de 14 grandes columnas con capiteles campaniformes.

El templo fue mudado de su emplazamiento original, en otra isla. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours.

Philae es una de las excursiones que puedes disfrutar gracias a Tawy Tours en tu próximo viaje a Egipto. ¿cuando? ¿ por qué no en esta espectacular oferta para Semana Santa? contáctanos.

El nilómetro del templo de Kom Ombo

Déjate sorprender por… el nilómetro de Kom Ombo

Nilómetro del Templo de Kom Ombo. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

El Nilo es el río de la vida. En mayo, las lluvias de la región de los Grandes Lagos africanos y las Tierras Altas de Etiopía propiciaban que entre junio y septiembre, el Nilo sufriera importantes crecidas en su parte egipcia. Al descender de nuevo el nivel, con un mínimo en noviembre, el agua se retiraba dejando una capa de lodo que se traducía en tierras muy fértiles para el desarrollo de cultivos. Las crecidas del Nilo fueron determinantes para posibilitar los primeros asentamientos humanos y lo siguieron siendo durante miles de años para el desarrollo de la agricultura. La inundación era una de las tres estaciones en que los egipcios dividían el año.

 

En base al nivel de aguas se estimaba cómo iba a ser el año de cosechas y en función de ello, incluso, se fijaban los impuestos. Medir el nivel de agua del río era indispensable y para ello se construyeron los nilómetros. Su estructura es diferente, desde simples marcas en la roca hasta construcciones escalonadas o circulares. Los tres nilómetros más importantes del país son los de la isla de Roda (El Cairo), la isla Elefantina (Asuán) y Kom Ombo, muy bien conservado. En la isla Elefantina se conservan los restos del templo de Khnum, el dios responsable de las crecidas del Nilo.

Vente con Tawy Tours a conocerlo esta Semana Santa en nuestro viaje de 8 días al Egipto Clásico.

La Avenida de las Esfinges

Te sorprenderá… la Avenida de las Esfinges

Avenida de las Esfinges entre Luxor y Karnak. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

¿Sabías que el Templo de Luxor y los  templos de Karnak estaban unidos por una kilométrica avenida? 

Esfinge con cabeza de carnero en Karnak. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

En un reciente post dedicado al maravilloso Templo de Luxor, os mostrábamos sus principales salas, columnas y estatuas, en especial El Patio de Nectanebo, la entrada al gran templo. Allí, en la fachada principal del patio, nos da la bienvenida el obelisco entre estatuas gigantes de Ramsés II antes de penetrar en la magnificencia del templo de Luxor. Pero a este enorme pórtico (pilono) de entrada llega (o sale) también una amplia avenida flanqueada por esfinges que efectivamente, tal y como os adelantábamos en aquel post, comunica con los cercanos templos de Karnak.

Esfinge con cabeza de Nectanebo I y cuerpo de león en Luxor. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Y es que antiguamente esta calzada empedrada de casi 3 kilómetros de longitud enlazaba Luxor con Karnak. Es la conocida como Avenida de las Esfinges. El día de “Año Nuevo” se realizaba la procesión de Amón por este paseo de esfinges hasta el templo de Luxor. Amón era la principal deidad tebana y a él se consagró el mayor de los templos de Karnak. El Festival de Opet rememora el viaje anual en barca sagrada del dios Ra desde Karnak a Luxor para visitar a su amada la diosa Mut.

En el año 2012 el Gobierno de Egipto concluyó las obras de rehabilitación de la avenida para poder unir de nuevo Luxor y Karnak a través de este paseo de 2,7 kilómetros de longitud y 76 metros de anchura con ¡¡1.350 esfinges!! La mayoría se encontraban bajo tierra.

Paseo de los Carneros frente al primer pilono de Karnak. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours.

Y Karnak comunicaba también a través de un ramal de esta avenida con el Nilo, donde había un embarcadero con rampas. Hasta el primer pilono, por la derecha del paseo de los carneros, llega el canal que comunicaba con este embarcadero en el Nilo. En la parte de Karnak las esfinges tienen cabeza de carnero (símbolo del dios Amón) y cuerpo de león, de ahí su nombre de paseo de los carneros, mientras en Luxor, la cabeza de las esfinges representa al faraón Nectanebo I, quien mandó construir la avenida durante su reinado (380-362 A.C.).

Avenida de las Esfinges en Luxor. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Su función era protectora y actualmente hasta 40 esfinges pueden verse y fotografiarse en este lado de la avenida. Algunas guardianas en perfecto estado de conservación, como podéis ver en las fotos.

Anímate a verlas de cerca estas Navidades / Fin de Año en nuestros programas a Egipto.

Los Jardines Yu Yuan, aire imperial en Shanghai

Te sorprenderá… los Jardines Yu Yuan

Jardines Yu Yuan. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Los Jardines Yu Yuan son una bocanada de la China imperial en medio de la modernidad cosmopolita de Shanghai. Entre rascacielos y modernos edificios se respira historia, la historia ligada a la época de la dinastía Ming cuando se diseñaron estos jardines “de la salud y la tranquilidad” entre los años 1559 y 1577.

Jardines Yu Yuan. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Y ése fue el motivo que inspiró al diseñador, un funcionario que quería recrear para sus ancianos padres el ambiente y las construcciones en aquella época se levantaban en la capital. Hace un siglo, una parte del jardín fue modificado como calles comerciales (como son muy turísticas no son baratas). Y así sigue hoy. Por suerte todavía quedan maravillosos rincones al más puro estilo imperial.

Jardines Yu Yuan. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

En los jardines Yu Yuan puedes pasar desde un par de horas hasta media jornada paseando por sus callejuelas, pabellones, los comercios de los alrededores, y por supuesto las zonas ajardinadas disfrutarás enormemente. Descubrirás las joyitas que esconde, como la piedra de jade de casi 3,5 metros de altura y conocerás curiosidades como por ejemplo, por qué las pasarelas de mármol situadas sobre el lago describen zetas en lugar de ser una pasarela recta. Porque las almas/espíritus solo avanzan en linea recta… Matilde Asensi lo cuenta bien en su novela “Todo bajo el cielo”, libro muy entretenido que por cierto te recomendamos para ambientar tu viaje a las ciudades de la China imperial.

Jardines Yu Yuan. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

 

Elige el programa de viaje que mejor se adapte a tus gustos o simplemente llámanos y te asesoramos. En Tawy Tours queremos mostrarte éste y otros bellos rincones de China.

Palacio de Verano, en Beijing

Te sorprenderá… el Palacio de Verano

Lago Kunming. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

En el lago artificial Kunming, a una docena de kilómetros del centro de Beijing, el Emperador Quianlong construyó su Palacio de Verano. Para él y su familia. Palacio que desde el año 1998 está considerado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y que actualmente es un gran parque de casi 300 hectáreas frecuentado por turistas y locales. Muy abarrotado en fines de semana.

Palacio de Verano. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours
Entrada al Palacio de Verano. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Del palacio antiguo, destruido durante la Segunda Guerra del Opio (1860) lo poco que quedó sirvió para la reconstrucción del Palacio (también vacacional) de la Emperatriz Cixi (quien lo reconstruyó en 1899) e incluso como sede de Gobierno.

Gran Corredor. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours
Pinturas del Gran Corredor. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours

Hoy tiene que ver como decimos con el ocio. Entre sus atractivos se encuentran multitud de edificios que conforman el palacio (pagodas, residencias, muelles, teatros, etc.). La visita del Palacio de Verano os llevará media jornada y de llevaros ya nos encargamos nosotros pero… ¿qué no os podéis perder cuando estéis allí? La Colina de la Longevidad, las pinturas que ornamentan el largo pasillo techado del Gran Corredor (nada más y nada menos que 750 metros de pasillo), el Barco de Mármol (y en origen también de cristal), el robusto y decorado con motivos de leones Puente de los Diecisiete Arcos (réplica del de Marco Polo en Beijing) y una navegación por el lago Kunming en alguna de las muchas embarcaciones que lo ofrecen (y no precisamente de mármol, claro).

Barco de Mármol. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours
Pagodas y templos en el Palacio de Verano. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours
El Puente de los Diecisiete Arcos, réplica del Puente de Marco Polo en Beijing. Foto: A. Polvorinos / Tawy Tours